PLAN DE MOVILIDAD URBANA SOSTENIBLE DE BENIDORM

DIAGNÓSTICO

Se lleva a cabo un diagnóstico de la movilidad por cada modo de transporte

TRANSPORTE PRIVADO

La ciudad de Benidorm, posee una red viaria principal escasa, lo que provoca graves problemas de conectividad entre zonas y accesos a los principales centros de atracción y a determinados barrios.

Los viarios de acceso y salida de la ciudad en sentidos Norte-Sur, Sur-Norte, son los viales de mayor capacidad y corresponde a la Avenida de Juan Pablo II, Avenida Conseller José Ramón García Antón – CV-70 y Avenida de la Comunidad Europea. Este viario entronca con aquellos de unión entre Levante y Poniente y es precisamente en éstos donde la problemática de conexión se hace más patente.

La única vía interna de conexión entre Poniente y Levante, corresponde a la Avenida Alcalde Vicente Pérez Devesa.

Esta vía cuenta con dos carriles de circulación en la mayor parte de su trazado, pero en las proximidades a su intersección con la Avenida Jaime I, la calzada se estrecha a un único carril de circulación, teniendo además en este punto que distribuir el tráfico hacia Avda. Jaime I, Avda. Limones, Avd. de Atocha y Avd. de Foietes.

La conexión desde este punto hacia Levante, debería realizarse a través de Avda. Jaime I – Avda. Alfonso Puchades, sin embargo el itinerario más corto es a través de la Avda. Limones y  Calle Ruzafa, vías muy locales, que no debieran ser utilizadas como viario principal.

En sentido Levante-Poniente, el itinerario de conexión es a través de Avda. Alfonso Puchades y Avda. Jaime I. Dependiendo del origen del desplazamiento, la conexión con Poniente es más o menos directa, aunque el punto de unión de cualquiera de los itinerarios es la intersección conocida como el cruce, donde se coinciden la Avda de Beniardá, Avda. Alfonso Puchades, Avda. Jaime I y Avda. Tomás Ortuño.

Con respecto al viario colector, definiendo éste como vías de unión de la red principal, en Benidorm es muy escaso. Esto provoca una falta de accesibilidad entre zonas muy  importante y cuya conexión se realiza o bien por el viario principal, lo que genera falta de capacidad e itinerarios con recorridos excesivamente largos o bien por vía locales, ocasionando graves problemas en la interacción vehículo – peatón.

Los ejemplos más claros corresponden a la unión de las siguientes vías:

Independientemente de la zona de playas, existen otros centros de atracción cuya situación con respecto al viario principal, hace que su accesibilidad no sea la más adecuada, ya que su acceso se produce por una sola vía y en ocasiones una vía de carácter local.

La escasez de viario principal existente, conjuntamente con el incremento de tráfico que se produce en Semana Santa y en verano provoca que, en estas épocas existan problemas de congestión en determinados nudos y viales.

APARCAMIENTO

Como hemos visto la tipología de estacionamiento en calzada es muy variada, así como su distribución en las distintas zonas de Benidorm.

En total se han contabilizado 15.436 plazas disponibles en calzada, de las cuales 9.074 son de estacionamiento libre, 2.862 de estacionamiento regulado, 152 de plazas para personas de movilidad reducida y 3.348 de estacionamiento de motocicletas.

Como hemos visto, la distribución de las plazas de estacionamiento en garajes privados varía en función del tipo de edificación existente en la zona, así como la tipología de la vivienda, residencial o vacacional. Esto implica que aunque el número estacionamientos de garajes autorizados es muy elevado, la cantidad de los garajes asociados a una primera vivienda es de un 45%, encontrándose zonas en las que hasta un 84% de las plazas son para viviendas secundarias.

Otro dato a tener en cuenta, es el porcentaje de viviendas que disponen de garaje, según los datos del Censo de Población y Vivienda de 2011 realizado por el INE:

Esto hace que la problemática del estacionamiento en la calzada varía sustancialmente dependiendo de la época del año, ampliándose considerablemente las zonas con déficit de aparcamiento en los meses de verano y en Semana Santa. Uno de los factores que afecta al déficit de plazas de estacionamiento en épocas de máxima demanda turística, es el incremento del estacionamiento de larga duración, disminuyendo considerablemente la rotación de las plazas.

Las principales zonas con un déficit significativo de aparcamiento es la zona centro de la ciudad, zona 1. En el Casco Urbano, subzona 2, la falta de aparcamiento es una constante a lo largo del año; y en la Colonia de Madrid, aunque durante el invierno existe un déficit de aparcamiento, es en verano cuando al absorber vehículos de las zonas próximas la falta de estacionamiento es más problemática.

Actualmente junto con el PMUS, se está redactando un estudio específico del aparcamiento en Benidorm, el Plan de Estacionamiento Sostenible (PES), en el que se hace un análisis y diagnóstico más detallado de todas las subzonas con déficit de aparcamiento, evaluando el estacionamiento regulado, el aparcamiento no regulado, los parkings públicos, así como el uso de la vía para labores de carga y descarga, además de los flujos de movimiento que se establecen en la ciudad de Benidorm. El PES profundiza y concreta las líneas de actuación más optimas en lo referente al aparcamiento, con el objetivo de configurar un plan integral que permita al Ayuntamiento desarrollar un programa de actuación consensuado con la situación real del municipio.

TRANSPORTE URBANO

La red de transporte público de Benidorm está compuesta por 20 líneas, de las cuales 4 son turísticas, el servicio de todas ellas es prestado por Llorente Bus, empresa del Grupo Avanza.

Suponiendo una distancia admisible para el usuario de 150 metros a la parada más cercana, la red de transporte público tiene una cobertura espacial correspondiente al 75% de la zona urbana. En este aspecto hay que considerar que zonas con gran poder de atracción/generación de viajes como es la zona de ampliación del casco antiguo, zona sur del parque de L’Aiguera e incluso el Ayuntamiento de Benidorm, tienen un acceso restringido a la red de transporte público, cuyas paradas más cercanas con frecuencias aceptables están situadas en Avd. del Mediterráneo, Avda. Jaime I o Avda. Alfonso Puchades.

Otros centros de atracción como son el polideportivo de Foietes o el Palacio de deportes de Benidorm, también presentan falta de cobertura espacial.

En la zona de Poniente, la problemática radica en que, al ser sentido único la Avd. de la Armada Española y dependiendo del destino del usuario, puede ser que el tiempo de permanencia en el autobús sea excesivamente largo o bien tenga que caminar 500 metros hasta coger el autobús en aquella parada que le lleve de una forma directa a su destino.

El sistema tarifario parece adecuado, con cinco tipos de billetes que abarca la práctica totalidad de tipo de usuarios:

A pesar de que la oferta del transporte urbano parece bien planificada aunque siempre mejorable, el número de usuarios que utiliza este tipo de transporte es realmente bajo, debiéndose incentivar su uso.

Parte de la problemática del escaso uso que tiene el transporte público puede ser debido a la falta de información del usuario. Hay que destacar que en una ciudad como Benidorm, cuya población estacional supera con creces a la población residente, es fundamental que la información sobre el servicio de transporte público esté claramente definida.

Dentro de la información que se da al usuario sobre el servicio de transporte público, éste se puede dividir entre la señalización vial que indica la ubicación de las paradas de autobuses y la información que se da de las características del servicio en cada una de las paradas. Durante la participación ciudadana, uno de los comentarios que ha salido al respecto, ha sido la necesidad de generar planos con las líneas, de modo que el turista puede situarse y ver las distintas líneas que existen para su desplazamiento.

Con respecto a la señalización vial no hay una estandarización en el tipo de elemento vertical que define claramente que se trata de una parada de bus e incluso en muchos casos, la señalización existente hace dudar si realmente se trata de una parada para transporte público urbano.

En la información que del servicio se da en las paradas, se puede generalizar en tres casos:

Problemática detectada

    - Imposibilidad de acceso a ciertas zonas por infraestructura viaria.

   - La congestión viaria provoca pérdidas en la frecuencia de paso y descenso muy acusado de la velocidad comercial.

MOVILIDAD PEATONAL

El número de desplazamientos que se realizan en la ciudad de Benidorm a nivel general es de un 70%, esto da una idea de la importancia que tiene el peatón en la ciudad.

Actualmente la ciudad de Benidorm cuenta en el centro de la ciudad con varias calles peatonales, situadas en un alto porcentaje en la casco antiguo de la ciudad y su ensanche..

Se puede hacer una clasificación dependiendo del tipo de calle peatonal que se trate, en los siguientes términos:

Uno de los problemas que se plantea en zonas peatonales con acceso restringido a vehículos, es la posible interacción entre estos dos modos de transporte.

Prácticamente la totalidad de este tipo de vías, presenta plataformas diferenciadas de circulación vehicular y peatonal. En estas circunstancias, y a pesar de ser zonas peatonales, siguen siendo los vehículos los que tienen preferencia por el hecho de existir una calzada (circulación vehicular) y unas aceras (circulación peatonal).

En el casco antiguo sí existe una continuidad en las vías peatonales, creándose una zona amplia peatonal. Sin embargo, en el ensanche del casco antiguo y otras calles aisladas de la ciudad, las zonas peatonales no tienen continuidad, lo que provoca una falta de interconexión entre ellas.

MOVILIDAD CICLISTA

La ciudad de Benidorm cuenta en la actualidad con varios tramos de carriles bici, de los cuales, se puede circular de forma continua, sin zonas intermedias sin carril exclusivo para bicicletas, un total de 24 kilómetros. La principal necesidad para el crecimiento del uso de la bicicleta, es la creación de una red mallada, que conecte las principales zonas de la ciudad.

SEGURIDAD VIAL

La reducción en el número de accidentes que se producen en zonas urbanas, es uno de las principales preocupaciones de los responsables municipales. En el caso de Benidorm, en los últimos años, el número de accidentes con víctimas, ha disminuido de forma considerable, pero a pesar de ello sí han de tomarse medidas preventivas adicionales a las actuales.

La disminución en el número de accidentes que se producen, parte siempre de un estudio de los motivos y circunstancias que rodean cada una de los accidentes que tienen lugar en la ciudad.

A nivel general, los partes de accidentes se cumplimentan de forma no excesivamente minuciosa, dependiendo de los criterios propios del agente que realiza la diligencia. Estos partes formarán parte del proceso estadístico para obtener datos anuales de accidentalidad.

Esta forma de actuación necesita una reconsideración, partiendo de la base que cualquier accidente que se produzca necesita un estudio posterior de las circunstancias del accidente, de forma que se puedan adoptar medidas particulares o generales, que eviten más accidentes cuando confluyan las mismas circunstancias.

Estos estudios posteriores no se pueden realizar si no existen unos criterios muy claros a la hora de rellenar los partes de accidentes. Es totalmente necesario que estos criterios surjan a partir de reuniones conjuntas entre los técnicos que realizarán los estudios de los accidentes y los agentes que cumplimentan la diligencia.

Parte de los accidentes que se producen en zonas urbanas corresponden a exceso de velocidad. En este aspecto, se están ejecutando desde hace unos años, resaltos en la  calzada para disminuir la velocidad. La legislación actual con respecto a los resaltes, define cómo debe ser su geometría.

Otra de las situaciones que pueden ser conflictivas en cuanto a accidentalidad, son los pasos de peatones. En este aspecto se han observado las siguientes circunstancias:

SEÑALIZACIÓN

Ya se ha indicado, que por las características de ciudad turística, Benidorm, debe mejorar su señalización de indicación, aportando mayor información al usuario sobre los destinos posibles. Uno ejemplo claro, es la necesidad de informar de las principales vías de la ciudad, dirigiendo el tráfico por ellos, evitando que los usuarios con desconocimiento se muevan por las vías de menor orden para realizar trayectos entre las grandes zonas de la ciudad. Otro ejemplo que se puede nombrar, es que las conexiones con la red interurbana, autopista AP-7 y la carretera nacional N-332, deben señalizarse de forma clara, de modo que los trayectos se realicen de forma directa por los usuarios.